domingo, 18 de junio de 2017

14-20 de mayo, Mauna to Mauna Ultra (Hawaii) 252km 6.678m positivos 6 etapas 7 días

Sin duda no ha sido el Hawaii que todos teníamos en mente aunque desde luego ha sido una gran aventura 
Escogí esta competición como segundo sueño de este año por el lugar donde se celebraba y por haber participado ya el mes de septiembre pasado en Grand to Grand en el Grand Canyon del Colorado, una prueba organizada por el mismo equipo.

Era mi octava carrera por etapas alrededor del mundo y me apetecía muchísimo.

Era además mi segundo sueño para este año después de haber subido el Aconcagua en enero.

Llegué al aeropuerto de Kona en Hawaii el 11 de enero por la tarde después de más de 24 horas de viaje y dos escalas (Barcelona - Amsterdam - Seatle - Kona).

La verdad que el viaje no había empezado muy bien porque me robaron el móvil en el aeropuerto de Barcelona y fue un gran disgusto, menos mal que llevaba el del trabajo (la primera vez que en un viaje largo lo cogía pero pensé que aprovecharía las escalas).
Así que después del robo y tener que correr bastante en el aeropuerto de Amsterdam para no perder el vuelo, llegué a Kona con el principal deseo que mi maleta hubiese llegado también 
... Y sí, llegó!!! Menos mal 

Esperé a Vicente, otro corredor español que venía y compartíamos transfer, era un gran atleta y tenía muchas posibilidades de ganar. Había sido mi gran consejero en otras carreras por etapas por su larga y exitosa experiencia en este tipo de pruebas 
Llegamos al hotel de la organización, un gran resort en el soñado Hawaii que todos tenemos en mente. Estábamos agotados del viaje y jet lag de 12 horas, cenamos algo y a dormir para intentar acostumbrarnos al cambio horario 

Un placer despertarme a la mañana siguiente y asomarte al balcón con esas vistas y ese clima.




Buen desayuno, relax de playa, piscina y vernos con otros corredores, algunos de los cuáles ya nos conocíamos de otras carreras alrededor del mundo.

A las 13h teníamos el control de material, ese momento en que me pongo las manos en la cabeza al saber el peso de mi mochila y la gente también alucina. 

Me pesaba casi 13kg y todavía me faltaba meter alguna cosa más y el litro y medio de agua. Había estado entrenando con 14kg así que confiaba que eso me ayudase para aguantar bien, sobretodo los primeros días cuando pesa más la mochila y el cuerpo se va acostumbrando a las duras condiciones.

Esa noche teníamos la cena "precarrera" para saludarnos todos, y primera presentación y briefing de esta primera edición de Mauna to Mauna Ultra

A parte de Vicente, había otro corredor español, Salva Calvo, un mito también de las carreras por etapas en España y de este mundillo en general. También se juntaba con nosotros John con perfecto español y doble nacionalidad española y americana, de padres gallegos. Y Jose de Portugal que también por trabajo hablaba un muy buen español.
En nuestra tienda estarían también dos daneses, Lars y Christian, y Caroline, inglesa y amiga de Tess. En total, 8 en nuestra tienda.

Al día siguiente ya 13 de mayo por la mañana nos íbamos para el primer campamento, a unas tres horas del hotel.

En ese trayecto pudimos comprobar aquello que nos avisaron que Hawaii tiene 11 de los 13 climas del mundo. Lluvia, niebla, sol, viento... Rápidamente todo se iba alternando para demostrar lo volátil que era allí el clima y lo que nos acabaría dificultando la carrera
Al llegar al campamento nos ubicamos en la tienda, cada uno cogió ya su lugar para el resto de la aventura. 
La temperatura empezaba a bajar y era necesario abrigarse... Y todavía no habíamos empezado a correr.

Fue momento del briefing por parte de Colin y Tess, organizadores y directores. Y también de Josh, director médico. Davide, director técnico, no pudo estar presente porque estaba con el marcaje.


Después del briefing, la cena que preparaba la organización y nos llevaron a ver después en coches a 10 minutos de distancia el volcán Kilauea, el más activo del mundo. Ya empezaba a llover.





Nos despertamos con ganas e ilusión por empezar pero con la compañía de la lluvia
Ya este desayuno era de nuestra mochila, a partir de ese momento la organización ya no nos daba nada, sólo agua, teníamos que ser autosuficientes con lo que llevábamos en la mochila. Nos llevaron en transfer hasta el inicio de la aventura, una preciosa bahía 
3, 2, 1... Empezaba la aventura, un tramo de asfalto que la gente salió dándolo todo pero cuando empezó el desnivel positivo la gente empezó a bajar ritmo.




Yo desistí de intentar correr, demasiado esfuerzo con el peso de la mochila que no merecía la pena.

Así que fui haciendo acompañada de lluvia que no cesaba.

Etapa con un aventurero y chulo tramo de salvo, senderos, caminos y acabando con in incómodo sendero de charcos, barrizal y vegetación, y bajo la lluvia.




No fue nada agradable llegar al campamento y ver que dentro de la tienda teníamos agua... Tenía toda la pinta que no sería una aventura fácil.

Dentro de la tienda colgamos como pudimos la ropa mojada. La única ropa seca que tenía es como siempre en este tipo de carreras la camiseta y malla térmica para dormir y el primalof, menos mal. Era muy importante mantener el saco seco a pesar de que el suelo de la tienda estuviese mojado. Yo tenía hasta el colchón mojado...



Las zapatillas empapadas también las metimos dentro de la tienda para que fuera no se mojasen todavía más. 

Tocaba ir a buscar agua caliente para hacer el sobre de liofilizado de la cena, por un suelo lleno de charcos y barro... En esas condiciones todo se hacía más difícil, veías las caras de los corredores y notabas el agobio por la situación siendo todavía el primer día de carrera.

Pasamos la noche más o menos, John, Jose y Salva amanecieron con el saco un poco mojado, bufff... Y tocaba a la mañana siguiente ponerte la ropa mojada del día anterior y las zapatillas también mojadas y con barro dentro, nada apetecible empezar la segunda etapa así... Una etapa dónde estuvimos casi toda bajo lluvia torrencial y atravesando enormes charcos por encima de la rodilla llenos de barro y ramas, ya no sentía ni los pies... El cielo permanecía 100% tapado sin un ápice de esperanza que se fuese la tormenta.




El peso de la mochila era horrible, había momentos que costaba aguantar el dolor en los hombres de las tiras de la mochila y tenía que ir estirando como podía e intentando no pensar.




La dinámica al llegar al campamento fue la misma que el día anterior pero añadiendo goteras en la tienda que hizo que nos tuviésemos que apretar más para que Vicente no tuviese que dormir bajo las goteras.

Había momentos que hacíamos bromas para liberar la tensión de las condiciones.

La 3a etapa empezaba igual, poniéndote todo de nuevo mojado y la poca ilusión de nada más salir meternos en un gran charco piernas enteras cuando apenas no nos habíamos sacado el frío de salir con la ropa mojada bajo la lluvia.




Al poco de empezar el cielo se despejó un poco, tocaron quilómetros por encima de lava volcánica donde era mejor no caer por el daño que te podías hacer.



La mochila parecía un poco más soportable pero todavía a costaba aguantar el dolor
Esta etapa se estaba haciendo más llevadera y buenas sensaciones hasta que los últimos diez-once quilómetros nos alcanzó una fuerte tormenta con mucho viento y frío por al lado de una carretera, tenía tanto frío que me tuve que poner el poncho para intentar mejorar las sensaciones horribles.




Llegué al campanento tiritando de frío, y la misma dinámica de las dos noches anteriores, y además repetíamos el mismo campamento que la noche anterior con lo cual seguiamos con goteras.

Las caras de los corredores eran de bastante desánimo y desgaste.

A mi me animaba muucho llegar a la tienda y ver los menajes de ánimo que me enviaban, te los daban imprimidos, eran mi gasolina de cada día ;)
Mañana era la etapa larga de casi 80km 3.400m positivos, era un bucle que marcaba la mitad a 2.800m.


Con alegría para todos para empezar esta etapa, a pesar de ir de nuevo con la ropa mojada nos llevaron en transfer hasta el inicio que estaba situado en otro punto de la isla lo que significaba que saldríamos de aquel agujero de mal tiempo.



Por suerte el cielo estaba azul :) El primer grupo de corredores de cabeza salían a las 11h y el resto salíamos a las 8h.

Nada más empezar el camino salía con pendiente y empezaron a aparecer las primeras piedras que luego se fueron multiplicando y marcando la dificultad de la etapa.

Las subidas te ibas hacia atrás por las resbaladizas piedras y en las bajadas tenías que ir con mucho cuidado para no resbalar. 

Ya se veían corredores pasánsolo mal y abandonando, algunos de ellos con el motivo común de que pensaban que era muy peligroso, sobretodo volver a pasar a la vuelta que ya sería de noche.

La mochila pesaba menos pero todavía no lo suficiente como para notarla ligera, la subida se hizo dura pero fui haciendo sin pensar mucho. Lo mejor era que no llovía, a ratos niebla y fresco pero bien!

Me hizo muucha ilusión cuando los primeros nos alcanzaron en el CP3 y ver a Vicente a escasos minutos de Florian que iba primero. 

Luego también ví a Salva.
Seguí subiendo intentando no dejarme llegar por la dureza del momento 
Y sí, llegué al punto más alto de la prueba,  CP4 a 2.800, qué ilusión ahora ya de vuelta !!!
Como siempre voluntarios y equipo médico nos recibían a los corredores con una enorme sonrisa y dispuestos a ayudarnos en lo que fuese, era de gran ayuda y te alegraba muchísimo.




Empezaba la "vuelta" que no era tan bajada como nos pensábamos.... La primera parte hasta el CP5 (antiguo CP3) si lo era pero luego la subida empezó de nuevo a tener protagonismo.

Así que la primera parte hasta el CP5 intenté bajar a buen ritmo, con unas vistas preciosas de atardecer, sabía muy mal ver los corredores que me cruzaba y todavía les quedaba subir hasta el CP4. Llegué justo al CP5 para poner el frontal.

Comí algo rápido, me quite arena de las zapatillas, me puse sales y a tirar, no quería tardar mucho para que no se hiciese muy largo. 
De momento buena temperatura.
Empezaba el tramo de 12km con mucha subida y piedras, me sentía con ganas pero realmente se acabó haciendo muyy largo este tramo hasta el CP6. Al llegar al check-point intenté parar lo mínimo porque ya hacía frío, empezaban tramos de niebla y un poco de lluvia. Me puse cortavientos y buff

Ahora tocaba tramo de 9-10 km dónde también abundaban las subidas, el barro y la arena
No tenía sueño pero ya empezaba a notar que las fuerzas iban flojeando.
La alegría de sentir las campanas de los voluntarios del CP7 fue increíble 
Ya sólo 8km hasta la meta, en este check-point había varias personas descansando
Yo cogí un poco de agua y apenas paré por las ganas de llegar a meta y porque me encontraba bien y quería aprovechar.

Así que cogí buen ritmo caminando y trotando (por primera vez en toda la carrera) y llegué genial a meta, cuando pasaban escasos munutos de las 2h de la madrugada y con un poco de lluvia de nuevo jeje... Allí estaba Tess recibiendo a todos los corredores. Nada más llegar me dijo que entrase en un coche de la organización junto con otros corredores para no coger frío hasta que llegase el autocar que nos tenía que llevar al campamento.

La gran noticia es que debido al mal tiempo de los días anteriores nos llevaban a un campamento al lado de la playa dónde estaríamos 3 días hasta acabar la carrera.+

Qué gran sensación haber acabado ya la etapa larga y al día siguiente día de descanso en el campamento porque solo había utilizado un día para hacer la etapa larga sin parar a dormir.
Qué gustazo bajar del bus de madrugada en el nuevo campamento y que no hiciese frío, me cambié fuera de la tienda para no hacer ruido por mis compañeros de tienda y a dormir. 
Poco más de dos horas después de acostarme ya estaba despierta por la luz, ruído y con los compañeros de tienda comentando la etapa.

Faltaba todavía John por llegar.

Antes de las 7h de la mañana y aprovechando el calor y el sol aprovechamos para lavar la ropa y zapatillas.

Desayunamos con risas y demás y hablando con los compañeros de otras tiendas a ver cómo les había ido.






Ya llegó John y otros compañeros pero aún quedaba gente en carrera.

Todo el día de descanso, relax, baño en la playa, ducha, risas, charlas... Y para merendar nos obsequiaron con una Coca Cola y un bollo típico de alli, que lujazo despues de tanto liofilizado.




Por fin llegaron los dos ultimos corredores y les dimos un gran recibimiento, Mustafa del Líbano y Yao de Corea, con quien he compartido otras carreras por etapas.

Cenamos y a dormir que al día siguiente teníamos la 5a etapa que no sería tan fácil como habíamos pensado.

Eran 47km 1.900m negativos y 200m positivos con un tramo central que fue un calvario por dentro de un rancho con un rio seco, enormes piedras escondidas entre vegetación, rompiernas, muucha calor... Incluyendo que nos perdimos algunos corredores por mal marcaje, en mi caso un tramo pequeño. Fui pasando a gente que iba muy mal, era un tramo muyy duro y más con los quilómetros y cansancio acumulado.






Cuando acabo este tramo tan malo que se hizo interminable tocaba un pequeño tramo de obras hasta entrar en el golf de lujo que pertenecía al complejo de nuestro hotel y estuvimos dando vueltas casi 2 quilómetros bajo la admiracion de los golfistas, algunos preguntaban qué hacíamos allí y de qué país éramos.

Era increíble respirar esa tranquilidad en ese entorno de ensueño. Al fondo veía el mar y sólo pensaba en llegar al campamento y meterme en la playa.




Después del golf, un tramo de carretera de poco más de 4km y linea de llegada. Qué felicidad y lujazo el bañito en el mar después de la dureza de etapa y el calor que hacía 
Luego ya lavar ropa, comer, comentar la etapa con los compañeros, risas, relax frente al mar... 




Y al día siguiente ya última etapa de 8km dónde hacíamos 3 salidas: 9h, 10h y 11h, siendo los primeros en salir a las 9h los más lentos y los últimos a las 11h los más rápidos. El grupo de las 10h era el más nombroso.

Salíamos en subida repitiendo el tramo de carretera y golf del día anterior y luego ya un tramo más. Ya al poco de entrar al golf empecé a trotar y hasta el final. Me encontraba genial!
Y qué felicidad al ver la línea de llegada y sentir la música, ese momentazo de cruzar la meta lo vale todo, segundo sueño del año conseguido!!! :))








8a carrera de etapas por el mundo finalizada :P




Mil gracias a todos los que me han ayudado a conseguirlo!!!! :)))


Pd. Como no, antes de la carrera de Hawaii, y después de Penyagolosa, estuve haciendo actividades chulas :P

5 de mayo, Pradera de Ordesa - Refugio de Goriz








sábado, 29 de abril de 2017

21-23 abril 2017, CSP 115km 5.439m positivos

No me ponía un dorsal desde febrero en Transgrancanaria pero no han estado semanas parada, al contrario, de disfrutar mucho de  la montaña!

3 marzo, esquí de montaña en Masella





9 de marzo, esquí de montaña en Formigal y 10 de marzo, alta montaña garganta de Aisa
















17 de marzo, esquí de montaña en Grau Roig y subir por el corredor Norte de la izquierda y bajar por el de la derecha (Bony d’Envalira)














24 de marzo, Peña Oroel y Santa Orosia










31 de marzo, gravando reportaje en Bardenas Reales (Navarra)











7 de abril, Peña Telera subiendo por la Gran Diagonal y bajando por la canal de la Y
























14 de abril, Queralbs-Puigmal-Queralbs






Semanas bonitas, descubriendo lugares, viviendo momentos increíbles

Y llegaba el momento de volver a ponerme un dorsal. Ya corrí esta carrera CSP en 2012 y tenía muy buen recuerdo, y era un placer volver, y además sabiendo que iban también grandes compañeros de kms!

Llegaba cansada por el ritmo de trabajo pero con muchas ganas, la carrera empezaba a las 00.00 del viernes, así que al llegar al hotel al mediodía aproveché para hacerme siesta porque preveía estar en carrera la primera noche y parte de la segunda (daban máximo 28horas).

Fui a buscar el dorsal y un placer ver amigos como Depa. Y luego ya el ritual de siempre, preparar mochila, ducha relajante, hablar con la famíla, cena tranquila… (11 años después compitiendo en larga distancia, siguen los nervios de siempre, aunque no sé por qué no lo estaba mucho esta vez, creo que no era consciente de lo que me esperaba… ;) ).

Antes de las 23h llegaba a la Universidad Jaime I de Castellón, lugar de salida, muy bien organizado. Allí dejé la bolsa que encontraría en Cúllar, y ya me encontré con todos. 




Fotos, risas, “previsiones”… 



...Y sin darnos cuenta: 3, 2, 1… Y para variar, ritmo 
intempestivo de salida que ya es habitual en los ultras y que no me acabo de acostumbrar nunca. Sinó eres de los que se juegan el podio, me cuesta entender porque la gente sale dándolo todo en los primeros quilómetros en una carrera de previsiblemente tantas horas.



Nosotros salimos en grupo pero pronto nos fuimos dispersando
La previsión de meteo fue mejoranda con el paso de la semana y descartaban lluvia, salimos con una temperatura más o menos buena pero con el paso de la noche fue empeorando, haciendo más frío.

Nos fuimos juntando Roque, Antonio y yo.

Me encontraba genial y apenas sueño, lo que peor era, el frío! Llevaba chaleco pero me acabé poniendo el cortavientos. Todavía me quedaba en la mochila el Goretex y una camiseta térmica, así que estaba tranquila.

Fue amaneciendo, nos quitamos el frontal pero el frío duraba.



Fuímos haciendo quilómetros con risas y buena energía, y a buen ritmo pero tampoco íbamos muy sobrados de horario por encima del tiempo de corte.
Mucha parte del recorrido no me acordaba porque habían cambiado gran parte de cuando vine en 2012 y porque antes se salía por la mañana y esta vez era por la noche.



Nos habían avisado que la peor subida era la que iba hacia el control de Culla (km.70), que era allí dónde estaban las bolsas de vida.



Poco antes del llegar al control de Benafigos (km. 57), Roque se había quedado atrás en la subida, y ya en el control, cuando fuímos a salir Antonio me dijo que tirase porque él se encontraba con mal de estómago, así que me fui sola a por la subida que todo el mundo anunciaba como la peor.

Salí con mucha energía, hacía calor pero tampoco era muy intenso y yo lo agradecía después del frío de la noche.

Fui haciendo poco a poco pero de repente empecé encontrarme mal, con náuseas, débil… Y a partir de ahí el transcurso de la carrera fue muy duro. Llegué al control del 70 muy floja, habiendo vomitado y sólo pude comer fruta. Cogí la bolsa que tenía allí, me senté un rato, bebí, me recoloqué calcetines y zapatillas, cogí sales de la bolsa para llevarme. Y salí sin entretenerme mucho.
A pesar de que no éramos muchos corredores había tramos dónde había algún atasco.



Ahora de nuevo bajada pero las piedras ya empezaban a hacerse pesadas, y el perfil hasta casi la meta tenía tendencia a subir. Seguían las malas sensaciones, quería comer y era imposible, algún vómito más. Incluso me pasaba por la mente la posibilidad de abandonar pero sabía que no podía hacerlo porque luego me lo echaría encara a mí misma.


Así que llegué al siguiente control (Sant Bertomeu) km. 80 y Vistabella km.88 con muy malas sensaciones. Suerte que los voluntarios eran muy amables en todos los controles y te ayudaban para que estuvieses lo mejor posible.
En el control d Vistabella km. 88 eran ya la 19.39 así que decidí abrigarme un poco y salir con el frontal ya preparado para ponérmelo en breve.

Así que antes de camino al próximo control (Xodos), km. 97, ya me puse en frontal, parecía que me iba encontrado mejor, podía coger de nuevo algo de ritmo. Llegué al control de Xodos, me abrigué y ya salí sin pensarlo mucho.

Quedaban 18 quilómetros para meta, ahora sí que no quedaba nada para la meta. Tocaba de nuevo sube-baja y subida hasta el próximo control y empecé a notar que me flaqueaban  las fuerzas de nuevo.

Y lo peor fue que me empezó a invadir un sueño implacable, me dormía, me iba apoyando en los palos, me decía  a mi misma, 1 minuto y sigo, pero tampoco era posible parar por el frío que hacía.

Me adelantaban corredores pero no los podía seguir por el sueño y las malas sensaciones el estómago.

Al final me pasó un corredor que me dijo que me había visto irme para los lados, me preguntó si estaba bien, le dije que era únicamente sueño, al final me enganché a él y fuimos haciendo quilómetros, el hablar con alguien me despertó, me ayudo a tirar y no pensar mucho en lo mal que me encontraba

Pasamos el penúltimo control antes de meta, Mas de Collado, km 104, y a seguir subiendo.

Intentaba distraerme con la conversación, las subidas al menos no eran de fuerte pendiente pero después de tantas horas no era fácil. Aunque no lo ponía en el perfil de la carrera, había un último control 5km antes de meta.
Ahora sí, ya estaba, nos dijeron que estos 5 incluían algo de subida y zona de bajada poco cómoda, muchas piedras, pero ya daba igual, era momento de poner piloto automático y a bajar

…Y llegamos a meta, qué gran ilusión!! Había sido una carrera más dura de la previsto por lo mal que me había encontrado pero feliz de haberlo conseguido!!



De momento estaba siendo una gran temporada, todos los objetivos conseguidos del calendario hasta entonces conseguidos.

Y en este caso, que quería que esta carrera me sirviese de entreno para  mi sueño que llegaba en mayo, había salido genial!!

Y lo mejor, al día siguiente con muuucho sueño y cansada porque sólo tuve tiempo de dormir 3horas, no tenía ninguna molestia de piernas y eso era genial!!! :)

Ahora sí, cuenta atrás, próximo destino para complir mi segundo sueño de este año, Hawaii!! :)

Everest Base Camp (September 2012)